RESULTADO DE LA SIEMBRA DE HUESOS





Desde muy pequeños , de una forma divertida  y activa, podemos enseñar a los niños a amar la naturaleza y a conocer el ciclo de las plantas.
En otoño se degustaron diversos tipos de frutos propios de la estación, se reservaron algunas semillas y se inició la prueba de ver si sembrándolas en una maceta podían nacer arbolitos.
Esta actividad se aprovecha para conocer el nombre de frutas, árboles de diferentes especies, sabores, cuidados necesarios para que nazcan y crezcan de forma adecuada...
Lo han hecho genial, el resultado ha sido precioso.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El teatro de Priscila

¡De vuelta a Verdulandia!

Taller de nutrición