Ponen firme al espantapájaros

 
   Ya se venía comentando por el cole: " El nuevo espantapájaros es un poco vago, no está a lo que tiene que estar". Al principio, cuando lo colocaron , se mantuvo unos días de pie y vigilante en su puesto pero enseguida se cansó, se sentó y no había quien lo hiciera ponerse de pie, hasta que llegó Salva, el padre de Mario, Victor y Alberto, cargado con unos palos y su caja de herramientas y lo puso firme.
    Ahí está ahora, tieso pero mirando donde no debe .Por todos estos motivos los pájaros andan por el huerto como Pedro por su casa, cogiendo unas confianzas que no nos falta más que ponerles nombre propio, ni se inmutan. Una paloma estuvo acompañando y paseándose tranquilamente el otro día entre los de 4º mientras recogían los canónigos, cambiaban de sitio las macetas de los esquejes y plantaban las caléndulas en las esquinas de los bancales. El huerto va tomando vida propia y la verdad es que nos gusta que  hasta "los bichos" se encuentren bien en él.



Comentarios

Entradas populares de este blog

El teatro de Priscila

¡De vuelta a Verdulandia!

Taller de nutrición